Sampaoli: gracias, y que vaya bien.

La ilusión inundó a gran parte de la afición sevillista con la llegada del técnico Jorge Sampaoli a la capital andaluza el pasado verano. Un hombre cuyo fútbol es muy vistoso y extremadamente ofensivo, prescindiendo de defensas y poblando al equipo de jugadores con calidad, buscando en todo momento la portería rival.

La verdad es que fue un placer ver al Sevilla FC dominar algunos de los partidos con tanta superioridad, con un juego de toque muy bonito y asediando al rival en su área. No siempre fue así, por supuesto, sobre todo en la segunda parte de la temporada, cuando los rivales ya conocían la filosofía del entrenador.

14953174042952

Sampaoli, durante un partido.

La selección de Argentina ya quiso a Jorge Sampaoli ese mismo verano, pero este entendió que la plantilla había sido formada para él y sería una falta de respeto enorme al Sevilla FC abandonar el barco entonces. Sin embargo, la AFA ha regresado y el de Casilda no puede volver a rechazar esa oportunidad, ese sueño que dice ser para él, entrenar a la selección Argentina de Leo Messi.

Quizás el comportamiento de Sampaoli en la recta final de la temporada no haya sido el mejor ante tantos rumores que llegaban desde diferentes lugares, no hablando claro sobre su futuro, pero también hay que entender que le ha llegado esta oportunidad de oro para él y volver a rechazarla sería ilógico.

Así que sólo queda dar las gracias a Sampaoli por los buenos momentos que hemos vivido esta temporada, por meter al Sevilla FC entre los cuatro primeros en Liga siete años después. En definitiva, por cumplir los objetivos. Gracias, y que vaya bien.

Anuncios

Balance temporada 2016/2017.

Ahora que ya está a punto de terminar otra temporada, restando sólo el partido de Liga ante Osasuna en el que no hay nada en juego, es buen momento para analizar lo que ha dado de sí en general la campaña 2016/2017 del Sevilla FC, y para ello vamos a dividir las competiciones.

Liga. La competición más importante de todas. El conjunto sevillista se metió entre los cuatro primeros clasificados siete años después. Desde 2010, con aquel gol de Rodri al Almería, no se conseguía la clasificación para la UEFA Champions League vía Liga. El Sevilla tendrá que disputar una eliminatoria previa en agosto al terminar en cuarto lugar, un puesto que puede tener sabor amargo tras estar muchas jornadas en tercera posición. Sin embargo, la gran primera vuelta dio paso a una segunda bastante irregular y pobre de victorias, que hicieron descender un peldaño. Aún así, la competición liguera es de notable alto.

iborra2

Iborra y Ben Yedder celebran un gol en el derbi sevillano.

Copa del Rey. El Sevilla se despidió del torneo del KO en Octavos de Final, algo que a priori puede parecer demasiado pronto, pero el sorteo nos deparó un enfrentamiento duro al enlazarnos con el Real Madrid. Había mucha ilusión puesta, pues el equipo venía jugando muy bien, pero la superioridad de los blancos, unida a un horroroso arbitraje tanto en la ida como en la vuelta, hicieron esfumar cualquier opción de clasificarse para la siguiente ronda. Poco se pudo hacer.

Champions League. Encuadrado en un grupo de nivel, como no podía ser de otra manera, junto a Juventus, Lyon y Dinamo Zagreb, el Sevilla logró clasificarse para los Octavos de Final como segundo de grupo sumando sólo una derrota ante el cuadro italiano, que acabaría pasando como primero. El objetivo del club se cumplió. Sin embargo, el rival en la siguiente ronda fue un Leicester que se encontraba coqueteando con el descenso en la Premier League, así que las opciones de pasar una ronda más estaban ahí, eran reales. Quizás este sea el palo más inesperado de la temporada, pues después de un partido de ida dónde el Sevilla pudo sentenciar la eliminatoria, en la vuelta todo salió mal y acabamos apeados de la máxima competición continental, incluso errando hasta dos penaltis en los dos enfrentamientos. Esto llegó a afectar a los partidos siguientes, dónde se perdió esa tercera posición liguera.

Todo ello sin olvidarnos de las dos finales que se disputaron en agosto, la Supercopa de España y la Supercopa de Europa, nada menos que ante Barcelona y Real Madrid, respectivamente, y que también pertenecen a esta temporada. No pudimos conseguir ninguno de los dos títulos, aunque en la de Europa estuvimos muy, muy cerca, pero se nos fue en el último suspiro y, posteriormente, en la prórroga.

Así que, en líneas generales, la temporada se podría calificar de notable: muy bien en Liga, poco más que hacer en Copa y objetivo cumplido en Champions, aunque con la sensación de haber podido pasar, al menos, una ronda más. Todo ello después de otro verano más que movido, con numerosos cambios en la plantilla, nuevo entrenador y una filosofía de juego muy distinta. No está nada mal.

Puntazo de equipo

Pocos apostaban a que el Sevilla FC lograría llevarse algo positivo del Calderón en la tarde de hoy, pero lo cierto es que lo ha conseguido. 0-0 muy meritorio, con mucho oficio y trabajo, de un equipo compacto, serio y contundente, que no dio demasiadas opciones al rival en ataque. Al menos hasta que a Iglesias Villanueva le dio por expulsar injustamente a Vitolo (y a Emery, lo normal en este estadio, ante este equipo y con este colegiado). Entonces fue cuando el Sevilla se armó de valor y supo aguantar al Atlético más de media hora con un hombre menos.

El trabajo fue incansable de prácticamente todo el conjunto, pero hay nombres propios que destacar. Nombres como el de Rami y Carriço, una pareja de centrales que ya está dando resultados, como ya los daba la temporada pasada. Un centro del campo con fortaleza gracias a Krychowiak, Banega y N’Zonzi. El francés va mejorando partido tras partido y hoy volvió a cuajar una actuación notable. Incluso Escudero, de extremo, resaltó y pudo incluso ser el asistente de Banega, que disfrutó en el primer tiempo de una ocasión que se topó con el larguero.

En definitiva, un puntazo de equipo, con fe, paciencia y trabajo, que permite al Sevilla FC igualar al Eibar con 33 puntos y quedarse a uno del Celta.

No llega la victoria a domicilio, pero con el punto de hoy el Sevilla gana moral y confianza, y con esta mentalidad llegará pronto. Seguro que sí.

El temporadón del Sevilla Atlético

Podríamos hablar hoy de la importante victoria que el Sevilla FC consiguió ayer frente a un rival directo como el Athletic, pero creo que ya va siendo hora de dedicarle unas líneas a nuestro filial, el Sevilla Atlético, que está firmando una temporada sensacional.

Este domingo por la mañana ha vuelto a sumar un nuevo triunfo, esta vez en el Viejo Nervión frente al UCAM Murcia, que llegaba al choque como segundo clasificado, a sólo dos puntos de distancia. Un gol de Curro en el último cuarto de hora ha hecho posible que el Sevilla Atlético se aúpe a la segunda plaza del grupo IV de la Segunda División B y alcance los 39 puntos tras 20 jornadas disputadas.

Y todo esto se debe, principalmente, a una defensa muy seria y contundente, que realiza jornada tras jornada un gran trabajo y provoca que a los rivales les cueste la misma vida anotar un gol al filial. Sólo 13 tantos encajados, por 25 anotados. El equipo de Diego Martínez se ha reforzado muy bien este verano con jugadores como Bernardo o Diego González, pero además están Martínez, Sedeño o Amo, entre otros. Los laterales también ejercen un papel fundamental, Carmona y Matos como principales protagonistas, así como el guardameta José Antonio Caro.

Por delante, la calidad de Borja Lasso, el desborde de Ivi, el equilibrio de Antonio Romero o la guía de Cotán lo hacen todo más fácil, sin olvidarnos de Juanje, Tena o Curro, claves en las últimas citas. Y la zona del gol no se queda atrás, pues ahí aparecen Carlos Fernández y sus 9 goles, o Carrillo, otras de las incorporaciones. A ellos se podría sumar, si no se marcha cedido, Juan Muñoz, recientemente renovado.

10 victorias, 9 empates, nada más que 1 derrota después de 20 fechas, invicto en casa y metido de lleno en la zona del play-off. El Sevilla Atlético está firmando una temporada muy similar a la del ascenso a Segunda División, aunque el objetivo sigue siendo el mismo, la permanencia. Una vez conseguida podremos mirar hacia arriba, pero, ¿quién no se ha ilusionado ya con este equipo?

Anuncios